Somos sinceros con nuestros deseos sexuales? Admitimos sin problema la abundancia sobre veces que nos sentimos excitados asi­ como ante que situaciones?

Somos sinceros con nuestros deseos sexuales? Admitimos sin problema la abundancia sobre veces que nos sentimos excitados asi­ como ante que situaciones?

Demasiadas mujeres nunca reconocen que querrian ejercitar sexo en un instante determinado, sin embargo si son aptos de insinuar esa urgencia en diferentes feminas

La ciencia demuestra que los hombres entienden al completo mal cuando se alcahueteria de interpretar las senales sexuales sobre ellas.

Nos importa que los otros puedan percibir que poseemos ganas de sexo? Parece que una oportunidad mas existe diferenciacion dentro de varones y chicas ellas no reconocen con tanta liberaciin las necesidades sexuales.

Al menos mismamente lo ha tratado sobre demostrar un nuevo analisis publicado en la revista Psychological Science que explica que la generalidad de las chicas no estan dispuestas –al menos no tanto igual que los miembros masculinos– an afirmar publicamente si querrian sexo en un instante preciso.

Entretanto los hombres creen percibir el inclinacion sexual sobre la femina en un instante preciso, a ellas les pendiente mas admitir la cuanti­a sobre veces que les gustaria.

La ciencia respalda el pensamiento usual de que “los varones entienden al completo mal cuando se alcahueteria de entender las senales relacionadas con el interes sexual que tenga la mujer en ellos”, comenta Lizette Borreli en el Medical Daily.

En general, los varones tienden a sobrestimar las intenciones sexuales de el sexo opuesto desplazandolo hacia el pelo malinterpretar senales sobre mero afan o amistad igual que muestras de interes sexual hacia ellos. Las cientificos Carin Perilloux asi­ como Robert Kurzban, han llevado a cabo esta investigacion para exponer que la inexactitud de las percepciones seri­a aun gran de lo que se creia.

Ellos sobrestiman las oportunidades

Perilloux desplazandolo hacia el pelo Kurzban llevaron a cabo tres estudios Con El Fin De determinar la repeticion con la que los hombres realmente perciben el importancia sexual sobre la chica. Contaron con la participacion de 271 varones y no ha transpirado 213 hembras –todos ellos heterosexuales– a los que hicieron cumplimentar un cuestionario en el que se preguntaba sobre las intenciones sexuales que podrian tener las hembras en quince situaciones de flirteo comunes como cursar unas rosas, invitar a la cena o escoger la copa en el apartamento.

En el primer analisis, se les pidio a los miembros masculinos estimar las intenciones sexuales de las hembras en dichas situaciones en una escala de siete lugares desde “muy poquito probable” a “muy probable”. Por su lado, a las hembras se les pidio que senalasen las probabilidades que tendrian ellas de ejecutar sexo con un varon en esas mismas situaciones, puntuando las posibilidades en la misma escala de valores.

Al contrastar las respuestas, las investigadores encontraron que los varones consideraban en un porcentaje de mi?s grande que las mujeres querrian conservar relaciones sexuales con ellos al darse esas estados sobre lo que ellas afirmaron que harian.

Como explica Borreli “el primer estudio confirma la idea de que los hombres tienden a sobrestimar el interes sexual sobre la mujer”, aunque sea en contacto a lo que ellas habian respondido.

Ellas conocen bien lo que desean las otras

De el segundo analisis se conto con un conjunto distinta sobre varones y no ha transpirado mujeres a los que se les mandaron completar las respuestas sobre que harian ante las mismas circunstancias que en el inicial. No obstante, en este caso se les pidio tanto a los varones igual que a las chicas que respondiesen intentando adivinar lo que habian senalado las mujeres en el primer analisis.

Lo que llama la consideracion de las resulados es que, entretanto que los miembros masculinos contestaron basicamente los mimos en ambos estudios, ellas supieron augurar en un alto porcentaje las intenciones de las chicas del analisis precedente. Como explica Perilloux, “las puntuaciones mas altas significaban que ellas pensaron que diferentes chicas habrian contestado igual que ellas en relacion an aquellos comportamientos”.

Las mujeres entienden lo que diferentes en realidad callan

El tercer y no ha transpirado ultimo analisis se baso en examinar las respuestas sobre los 2 anteriores, asi­ como los resultados resultaron definitivos. Para eso utilizaron las respuestas obtenidas de las diferentes pruebas para explorar las diferencias dentro de lo que las personas decia asi­ como lo que verdaderamente significaba.

Perilloux y Kurzban solicitaron tanto a los hombres igual que a las mujeres que tratasen de adivinar las respuestas femeninas del primer estudio, pero Asimismo les pidieron que comentasen lo que entendian igual que el verdadero significado de esas respuestas.

En trato a lo que las hembras podrian haber contestado, los varones escogieron lo mismo que en los otros dos estudios, aunque cuando se les preguntaba lo que verdaderamente escondian esas respuestas, lo que entendieron ambos sexos “sobre lo que pensaban que ellas querian decir era extremadamente diferente”, comenta Perilloux.

Cuando hablaban sobre ellas mismas, las hembras tenian menor probabilidades de admitir las propios comportamientos En Caso De Que implicaban un probable afan en ejecutar sexo en muchas de las situaciones planteadas. Sin embargo, cuando se les pedia que interpretasen las comportamientos y no ha transpirado respuestas sobre diferentes mujeres, eran mas propensas a sugerir que si estaban relacionados con un inclinacion sexual.

No obstante “no” sigue significando “no”

A pesar de dichos hallazgos, las investigadores insisten en “recordar que no quiere decir no”. Es simple malinterpretar un posible provecho sexual y confundirlo con un acercamiento amistoso o empatico “Si la femina te toca el muslo, no puede saberse cual es la probabilidad real de que la novia quiera tener sexo contigo”, puntualiza Perilloux.

Pese a que los resultados insinuan que las mujeres pueden tener evidente interes sexual en determinadas circunstancias desplazandolo hacia el pelo intentar de ocultarlo, de las autores de la investigacion seri­a importante que las resultados “no sean entendidos de ninguna forma como la excusa para cualquier clase de mal comportamiento” por pieza de los hombres.

Somos sinceros con nuestros deseos sexuales? Admitimos carente problema la cantidad de veces que nos sentimos excitados y ante que sitios de citas profesionales mГ©dicos situaciones? Nos importa que las demas puedan percibir que tenemos ganas de sexo? Parece que una oportunidad mas Tenemos diferencia dentro de hombres y no ha transpirado hembras ellas no reconocen con tanta libertad las exigencias sexuales.